miércoles, 22 de julio de 2020

Escalar en los acantilados de Cabo Ortegal


                    JUGANDO CON OLAS:


Naturaleza Salvaje es una de esas rutas que siempre quedan en el recuerdo y de ser una apertura irrepetible de las que te gusta haber sido el primero en recorrer sus fisuras y en la lista de ser posible y prontas repeticiones pero como otras muchas se quedó en el olvido durante estos casi 10 años, al menos por mi parte y no tengo noticias de escaladas anteriores a este día pero si las hubo seguro que la habrán disfrutado de lo lindo, es una ruta muy evidente por las fisuras y diedros que surcan esta parte de la pared, desde la misma base de la torre a escasos centímetros del mar hasta la cumbre, en total 90 metros de escalada fantástica.


Para cualquiera que se acerque a ver el paisaje de Ortegal La torre de A Lonxa es un privilegio disfrutarla desde la seguridad de la plataforma del faro desde ese lugar nos ofrece todo su esplendor es un espectáculo de naturaleza como pocos, a esa altura la torre queda por debajo unos cuantos metros y nos deja ver todo su recorrido, pero llegar a la base de la Torre de A Lonxa sí que ya es una gran aventura, si además lo hacemos con intención de escalar una de sus rutas de acceso ya sería una pasada, basta decir que para alcanzar su base hay que hacer un descenso largo y hostil, lo dijo por los arbustos con pinchos, aquí le llamamos toxos, silvas etc. y lo cierto es que esta pared se defiende bien para cualquiera que intente llegar, sean pescadores, mariscadores o escaladores para todos el descenso es un buen desafío y parte importante de la aventura, después la elección de la ruta ya ira en consonancia con el nivel de cada uno, Naturaleza Salvaje no es una ruta difícil pero no nos engañemos porque tampoco es tan fácil y mas cuando la mar esta furiosa que ensordece y anula todos los sentidos pero su visión nos atrae como un imán.

Ya fuimos hace varias semanas fue el 27 de junio pero en aquella escalada un friends se queda atascado y perdimos demasiado tiempo en intentar recuperarlo, lo que nos obliga a retirarnos por la misma ruta, al final el friends se quedó en la fisura formando parte de la ruta sin poder hacer nada por retirarlo, pero en esta 2ª ocasión llevamos los artilugios necesarios para recuperarlo y consigo sacarlo, esto también fue una buena excusa para regresar de nuevo a Naturaleza Salvaje.

Durante esta repetición aprovechamos para dejar instalados dos seguros nuevos ya que la ruta estaba limpia, espero que esto anime a otras cordadas y desde luego les aliento a probarla solo un pequeño pero, la retirada desde la 1ª reunión si tenemos problemas para continuar es algo dificultosa porque nos lleva directos por los desplomes de inicio pero no es tan difícil alcanzarla así que tampoco será un gran inconveniente llegar.

El inicio es fácil de localizar solo hay que descender la vira por la derecha de la torre que recorre casi toda su base hasta su extinción allí veremos las gradas que van ascendiendo en diagonal hasta la 1ª reunión, después la ruta continua más directa hasta la brecha norte y pocos metros después cumbre por la otra vertiente, todo el recorrido es mantenido sobre una roca magnifica, muy aérea en ocasiones podemos disfrutar de la rompiente muchos metros más abajo pero ya a salvo de sus salpicaduras, para mí la salida de la 2º largo es especial y nada complicado un pequeño desplome que podemos proteger con un buen pico de roca así que llevar varios cordinos ya que el efecto del mar puede dañar los que ya hay colocados y este del pico de roca seguro que el viento se lo habrá llevado.

El primer largo es un juego divertido con las olas y una carrera para no mojarte, que viene la ola chuzas para arriba por lo que hay que escoger el momento idóneo para llegar a la base y entonces empezar a trepar rápidamente, si llegas tarde te mojas y por supuesto hay que hacerlo con la marea baja, si conseguimos llegar con la baja mar podemos rapelar hasta la base, unos 20 metros, pero no aconsejo retirar la cuerda por si acaso aquí la mar es muy traicionera y nos puede dar un buen susto creo que lo mejor es hacer un descuelgue y hacerlo asegurado por arriba, después de jugar con las olas iniciamos el ascenso por una fisura los primeros metros siempre estará mojada V, tramos de lapas y verdín que complica el ascenso V+, en esta ocasión me cuesta mas de lo normal ya que también había algunas algas, continua la fisura ahora con la pared en la espalda que nos sirve de apoyo en algunos momentos, diedro V, la dificultad va decreciendo pero nunca baja del IV+ hasta llegar de nuevo a la grada.

Es un largo interesante que no podemos dejar de probar, después reanudamos la ascensión del 2º largo por unas repisas ascendentes hacia la derecha, IV, IV+, en travesía hasta situarnos en la base de la fisura/canaleta, IV+, después alcanzamos la reunión tras superar un  pequeño murete de V-.

salida en fisura fina y difícil si la hacemos de forma directa V, lo mejor es salir a la dcha., por un pequeño desplome V+, el paso es aéreo pero mucho más bonito y lo podemos proteger con el pico de roca mencionado, un tramo de IV+ hasta llegar a la base de la canal / diedro y afrontar el paso clave de la ruta, un muro vertical que nos da 2 opciones, por la izda, o tirar directos por la fisura en ambos casos la dificultad no baja del 6a, la salida es un poco aparatosa agarrándose a un bloque que sobresale y asegurarnos al cordino del bloque empotrado, continuamos por la canaleta fácil III+/IV,  hasta alcanzar la base de la chimenea final V+, que también podemos optar por hacerlo por varios sitios.

Con ello alcanzamos la brecha nor/oeste, aquí podemos instalar una reunión a causa del rozamiento, durante la primera ascensión lo hicimos pero ahora podremos alcanzar la reunión colgada pocos metros mas arriba, ya solo falta el tramite final IV+ por un tramo de liquen reseco pero que podemos evitar si vamos más a la dcha., y salir por la vía Pilar Atlántico, nor/oeste.

Fue una gran actividad en un gran lugar, Naturaleza Salvaje total para dar y tomar el que quiera disfrutar de la escalada y del entorno ya sabe dónde encontrarlo, en esta ocasión nos desplazamos en moto lo que suponen mas de 400 kilómetros ida y vuelta solo para hacer los 90 metros de escalada, pero fue un placer y mereció la pena.



viernes, 12 de junio de 2020

Dile al Sol , un diamante en bruto


           MACIZO DE O PINDO (Olimpo Celta), año 2.000


Este macizo está en la retaguardia del todo, o al frente del nuevo mundo todo dependerá de donde se mire, para nosotros casi es el fin del mundo pero lo tenemos muy cerca y lo que importa es que siempre es un seguro para escaladas de una jornada, tenemos suerte de contar con esta mole de granito rosáceo tan cerca de casa y ahora más que nunca porque de momento no se puede viajar a otras regiones, tenemos trabajo atrasado como repetir algunas rutas que no volví a escalar desde su apertura y ahora era un buen momento de aprovecharlo y en eso andamos metidos.

Para empezar no podía ser otra que la vía “Dile al Sol”, primera ruta abierta en esta vertiente de la montaña, aun siendo corta es la más larga de todo el macizo 210 metros de longitud, para Rubén y para mí fue un regalazo encontrar este diamante sin tallar pero de eso ya nos encargaríamos nosotros, de tallarlo poco a poco.

Fue el año 2.000 en aquel momento estaba un poco perdido sin rumbo y algo desmoralizado sin saber qué hacer, estaba lesionado con las rodillas rotas y una larga recuperación por delante hasta que Rubén aparece por mi casa, aquello fue la terapia que necesitaba para recuperarme más rápido y pocas semanas más tarde nos vamos de expedición a la pared, no es necesario conocer la montaña para diseñar una ruta, conforme ascendemos la pendiente de bloques hablando nos ponemos de acuerdo rápido por la zona que queremos abrir, toda la pared estaba virgen así que daba igual la línea a escalar.

Ahora lo mismo que aquel ya lejano día tengo claro que ruta quiero escalar, será la primera apertura, “Dile al Sol” después vendrán las otras que espero ir haciendo después de esta pandemia, a lo mejor queda algún sitio para abrir otra nueva línea y ponerle un nombre que recuerde esta situación tan absurda, se tarda algo más de 1 hora en alcanzar la base que parece que esta tan cerca pero partimos de la playa y todo por un terreno muy difícil, hay que bordear enormes bloques y pelear con la vegetación un machete es eficaz para llegar pero eso no garantiza que sea más fácil.

En la base recuerdo el día de la apertura llevamos una tienda de campaña que montamos justo al inicio de la ruta, disfrutamos una excelente puesta de sol por el cercano Finisterrae y una magnifica y estrellada noche, íbamos con la ilusión de 2 novatos y en cierto modo lo éramos, para Rubén creo que fue su primera apertura importante y para mi reencontrarme con la roca y con Galicia donde aún no tenía escalada alguna.


            DILE AL SOL, 2.020

Es mucho decir teniendo en cuenta el día que tuvimos que soportar, calor sofocante sin una pizca de viento roca caliente y una aproximación previa que ya nos deja muy tocados con casi 2 horas para ascender los malditos 350 metros de desnivel en una ladera caótica con muchísima vegetación, sin un camino claro en el que solo nos queda adivinar cada paso que damos entre tocones de madera quemados y toxos de media altura en conjunto y por momentos parecía más una selva impenetrable que el típico monte gallego, enormes bloques de granito eran el aderezo que faltaba para una buena paliza, subir, bajar, rodear, después de esto aún queda una semana por delante para sacar todas las espinas y recuperarse de los arañazos de piernas y brazos.

Pues para allá nos vamos sin tener nada claro de poder rematar la ruta porque el horario no era nada bueno, con la pared orientada al oeste y empezando la escalada a las 14’30 h., sabíamos lo que nos esperaba, aunque no tanto. Desde su apertura no había vuelta a repetirla, hice otras escaladas a dcha., e izda., en la misma pared pero sin repetir ninguna de ellas, no estoy muy seguro pero con lo que vimos en la pared aun creo que esta ruta estaba sin repetir y la verdad es que casi me alegra el detalle porque continua siendo el mismo diamante en bruto de la primera vez sin las aglomeraciones de otros lugares, Dile al Sol seguirá siendo un lugar de aventura y en la que hay que ir con mentalidad aperturista, siempre que consigamos llegar a la base.

La ruta se encuentra semi equipada pero tampoco es necesario mucho más, los puntos delicados están protegidos la entrada por la variante con un paso de V+ puede ser el punto más delicado ya que el primer seguro se encuentra a unos 4 metros después de un paso en adherencia pero siempre tenemos la entrada original, otro paso delicado es la fisura de salida del 3º largo pero se pueden colocar varios friends y en la placa hay colocados varios spit, en general la ruta es segura pero si contamos el ascenso y el descenso será una jornada muy interesante.

Cuando repito alguna de las rutas que consigo abrir hace años vuelven las emociones y en ocasiones también los miedos que sufrí para superar algunos tramos, esta ruta después de 18 años que pasaron desde su apertura para mi seguía teniendo su complejidad tal vez más porque el nivel que tengo en la actualidad es inferior que en aquellos años y sabía que por los tramos de adherencia lo pasaría mal, es una técnica de escalada que se me da fatal y con la poca equipación que tiene seguro que dudaría en más de una ocasión pero no es difícil ya que no supera el IV+, para mí solo es cuestión de cabeza.

Al final conseguimos la escalada sin problemas y mejor de lo esperado, pasan los años pero nunca perdemos las ilusiones, con esta excursión quedan ganas para más visitas así que espero regresar sin tener que pasar tanto tiempo, un amigo está completando una guía de escalada y no pude colaborar mucho ya que los recuerdos y las reseñas se pierden, con estas visitas al menos espero ayudar a identificar las rutas y volver a reseñar con dibujos nuevos cada línea, veremos si soy capaz de hacerlas.

viernes, 2 de agosto de 2019

1ª repetición vía "Dile al Sol" , Picu Urriellu


Vía Dile al Sol, 1ª repetición

        Esta era una visita obligada y la esperaba con mucha ansiedad, quería repetir la ruta desde que la abrimos el 3 de enero, aquella jornada me dejo buenas sensaciones y a pesar del frio invernal lo hicimos con rapidez, también esperaba hacerla para comprobar si las facilidades que nos brindó aquella primera escalada eran reales o yo estaba más fuerte de lo que creía.
        Con la misma ansiedad de cualquier escalada nos vamos a la pared sin prisas sabiendo que no tendríamos a nadie por delante, habría sido una sorpresa agradable de haber una cordada, pero no, las cordadas, pocas este día, estaban muy repartidas como siempre, Pidal, Cepeda, Sur directa y ya estaban todas escalando por lo que era probable que llegaran a cumbre mucho antes que nosotros, fuimos sin prisa por llegar a cumbre disfrutando del ascenso, a esta hora ya hace calor y la escalada en caliente se hace mejor, recuerdo este primer tramo de la ruta donde me cuesta colocar el primer seguro, una placa de adherencia, es un tramo corto pero una caída me llevaría rodando muy por debajo de mi compañera de cordada dejándome la piel en la roca.

Ahora no pensaba en eso, iba más tranquilo y seguro, alcanzo la laja con rapidez y después ya todo transcurre con fluidez, los largos se suceden sin contratiempos al final hacemos la ruta en 2 horas, después la solitaria cima que pudimos disfrutar un buen rato, la segunda ruta de esta expedición ya estaba conseguida, ahora toca descender por la vía “Amanecer Incierto” y a otra cosa mariposa.  
Habíamos conseguido la primera repetición de la ruta, "Dile al Sol" puede llegar a ser una ruta muy repetida por su dificultad, lo comentaba en la primera información que dimos en enero y creo que no me equivoco, espero que poco a poco vaya cuajando y una vez reequipada sea una ruta segura para todos. 


 
 

 

miércoles, 31 de julio de 2019

vía "Dile al Sol" al Picu Urriellu.

 

                           Picu Urriellu vía “Dile al Sol”
1º largo, llegando a la reunión
        El día 3 de enero de esta misma temporada 2.019 conseguimos completar la que sería la última ruta invernal de la montaña, a partir de ese momento ya no queda ninguna vertiente sin aperturas invernales, con ella también consigo mi 3ª apertura invernal en el Picu Urriellu, De la que vas Plass 1.988 en la pared Este que fue también la primera apertura de la montaña, La Diosa Turquesa 1.990 en la pared Norte y esta última Dile al Sol 2.019 en la vertiente Sur.

2º largo tramo de canalizos
        Con ella también iniciaba bien el año y todo parecía que esta temporada podía ser inmejorable porque aún tenemos todo el invierno por delante, pero no pudimos aprovechar las salidas que tuvimos y es como volver a empezar, pero no importaba mucho después de conseguir esta bonita apertura, ahora regresamos en julio y esperaba hacer varias rutas, el primer día conseguimos la vía Carrusell y para esta jornada del 2º día ya no esperaba tener muchos agobios, sería cuestión de repetir la ruta, disfrutarla, hacer tranquilamente cumbre, comer y descender con la tranquilidad de haberla conseguido, pero ya en cumbre y después del horario que hicimos 2 horas disfrutando de la escalada repitiendo algunos pasos y colocando nuevos puentes de roca que no había visto antes, decidimos descender los rapeles de Tiros de la Torca y continuar por la vía Sagitario así nos evitamos el descenso por la canal de la Celada y para Ynma serias un reconocimiento de la ruta aunque fuese rapelando.

        Comenzamos sobre las 10 h., sin prisas saboreando cada metro de pared aunque el primer paso de la escalada es lo más expuesto, al menos hasta alcanzar el seguro V+ siendo este el más difícil de la ruta, paso en adherencia pero muy corto que se hace bien, después a disfrutar fisura que superamos en babaresa IV+, canalizos magníficos y todo por una roca excelente, III+ /IV, el último paso antes de llegar a la grada donde hacemos conjuntamente la reunión con Amanecer incierto también tiene su historia IV+ pero se puede asegurar bien.
3º largo salida de reunión

         La 1ª reunión a 50 metros tuvo un poco de polémica por aprovecharnos de otra ruta Amanecer Incierto pero cuando escaléis esta vía os daréis cuenta de que habría sido un error montar otra diferente a escasos 4 metros, es una grada amplia y cómoda, creo que actuamos con buen criterio al no cargar la pared con más trastos.

        La segunda tirada salimos a la derecha para enlazar de nuevo con la canal tramo fácil hasta llegar a la vertical de un muro, desde donde ya vemos una canaleta vertical que se puede proteger bien IV, tiene un puente de roca al final, seguimos directos IV y un pasete de V todo por una roca excelente, tramo de canalizos IV hasta alcanzar la 2ª reunión  45 m., el 3º largo 40 m., seguimos con la misma tónica, siempre por buen terreno y fácil de proteger, IV+, hasta llegar a una bifurcación ambas de V, IV, nada difícil y las 2 protegidas, la pequeña variante la escalamos al pensar que nos estábamos echando sobre la vía Amanecer Incierto y queríamos alejarnos un poco más, pero esa ruta aún queda unos cuantos metros a la izquierda.

        El ultimo largo para llegar al anfiteatro sur 40 metros ya no tiene más historia que seguir por los canalizos y la canaleta que ya nos lleva directos hasta los rapeles, pero aún nos podemos complicar si queremos tirando recto y salir por la laja IV+, la reunión es ya conjunta con los rapeles, en la repisa dejamos todo el material y ascendemos sin cargas a la cumbre donde estuvimos un buen rato que en aquel momento estaba solitaria, disfrutamos un buen rato en ella y a las 13’30 horas tiramos hacia los rapeles, aún quedaba el descenso por la oeste, vía Sagitario.  

        Después de la apertura de la ruta en enero le comentaba a mi compañero de cordada Sergio, que tenía que repetir pronto esta ruta, me pareció tan bonita y accesible que ya pensé en aquel momento que podría llegar a ser una clásica de la vertiente sur eliminando de esta forma los constantes atascos y esperas de la sur directa, podría llegar a ser una buena alternativa a esta, la directa de los Martínez siempre será la clásica, la mejor para iniciarse en el Urriellu, pero esta nueva opción hay que tenerla en cuenta, el tiempo lo dirá si acierto en esta opinión tan personal.

Vía "Carrusell" , pared Este Picu Urriellu

                                                             Picu Urriellu vía “Carrusell”

Aquellos primeros años desde que me decidí con las aperturas en Urriellu nunca espere que a estas alturas de mi vida aun pudiese continuar con la misma ilusión, ansias y ganas de seguir abriendo nuevas rutas, cada día que pasa sin poder escalar es un día perdido que ya no se puede recuperar, no me gustan las escuelas de escalada y mucho menos los rocódromos a pesar de que tengo uno excepcional a las puertas de mi casa, por cierto con muchas piedras pegadas traídas de Urriellu. Pero si lo que quiero es mantener el nivel mínimo para colgarme por las tapias de picos tengo que ir de vez en cuando a darle unos cuantos pegues, mi ilusión es hacer metros al aire libre, sudando, sufriendo, pero estoy donde me gusta y donde quiero estar, en altura y con mis amigos.
1.988, después de 1 año en blanco sin aperturas en el Picu pero si con muchas escaladas en todas sus paredes, fueron muchas visitas a esta vertiente donde había cantidad de posibilidades para escalar unas 12 rutas en aquel momento, así que durante este tiempo tuve muchas oportunidades de reconocerlas y repetirlas era raro descender de la montaña con al menos 2 rutas de la pared este en el bolsillo y eran muchas visitas las que solía hacer en la temporada.
Esta ruta fue la primera apertura de esta temporada en el Picu, lo cierto es que esperamos mucho tiempo para hacerlo a final del verano seguramente estuvimos entretenidos en otras zonas de picos, fue el 28 de septiembre de 1.988 cuando nos metimos Calixto y yo en una tarde calurosa pero escalada a la sombra, durante las repeticiones de otras rutas que surcan paralelas a Carrusell, Martínez-Somoano y Pájaro loco, iba observando que las posibilidades de una nueva ruta entre ellas era posible.                          
Carrusell 1.988 - 2.019

        Ahora mi ilusión además de continuar descubriendo nuevas rutas es repetir las que abrí hace 30 años en el Picu, es un reto particular y al que invito al que quiera acompañarnos, el reto lo llamo “30 años rompiendo uñas” y ya voy por el año 1.988, ¿ cómo me gustaría poder regresar al pasado y volver a reabrirlas, pero aunque no es posible es algo que hago en cada repetición, durante la escalada es fácil revivir los mismos sentimientos y sensaciones vividos hace 30 años, pero ahora con más miedo algo lógico porque los años no pasan en balde, una cosa es tener ilusión y otra muy distinta es hacer lo mismo que hace tantos años.
 
        Gracias al reto de “30 años rompiendo uñas” continuo repitiendo las rutas que conseguí abrir hace 30 años aunque esta ruta fue hecha con un año de retraso, tenía que hacerla la pasada temporada 2.018 pero que importa, no es algo que tenga que llevar a rajatabla ni nadie me agobia, solo yo soy el que me fuerzo a repetirlas y es lo que me mantiene vivo y con ilusión.
 
        Ya voy por la 8ª ruta del reto pero cada vez es más difícil de superar, al menos aún me veo peleando e intentando hacerlas que es lo que más me motiva, aunque tenía que hacerla la pasada campaña no pudo ser por tener hipotecada la temporada con la ruta Galiciando en la oeste, pero como este reto no tiene fecha de caducidad y soy quien manda lo hago cuando quiero y puedo, son para mí en este momento , “imposibles/posibles” y cada vez que consigo una nueva es emocionante.
 
        Carrusell es una bonita ruta como todas sus vecinas de la vertiente Este, magnifica roca y buen ambiente, con una aseguración antigua pero efectiva ruta muy directa hasta la 4ª reunión donde ya atravesamos la vía del Pájaro loco y continuamos por una canal fácil que va hacia la dcha., esta ruta fue la primera que abrimos en la temporada del 88, era la 6ª ruta que conseguía en el Picu que ya era un buen número de aperturas y al que nunca no esperaba llegar, coincide en varias reuniones con la vía del Pájaro loco, 3ª y 4ª pero no interfiere su línea tan elegante, durante la apertura encontramos oposición en el 4º largo donde un muro de 6ª+ nos pone las cosas difíciles, en esta ascensión cambiamos varios puentes de roca y con el resto de equipación actual es suficiente y se hace bien, aunque la salida de la 3ª reunión le falta una chapa, hay que llevar una recuperable.
 
        Después de esperar varias semanas por la inestabilidad en la méteo no vamos el día 17 de julio Ynma y yo para el Picu fue una buena aproximación con tiempo fresco y cielo nublado con la típica niebla que nos permitió acceder la misma tarde del viaje subir la Celada con tranquilidad y estar en la base de la pared Este sobre las 16’30 h. El inicio es fácil máximo IV+ por una rampa increíble de canalizos profundos que vamos superando con rapidez en 2 largos que ya nos sitúa muy altos.
 
        Es a partir de este punto cuando comienzan las hostilidades siempre por una roca magnifica el 3º largo con un tramo de V nos lleva a una reunión medio colgados de 2 buriles viejos que no garantizan mucho la salud en caso de caída, el 4º largo es el clave de la ruta pero curiosamente falta la chapa de la que debería ser el reenvío salvador en caso de caída, lo supero con la ansiedad propia y el deber de no caerme, paso al lado del spit y la chapa de aluminio que en su momento coloque para colgarme y meter un buen seguro pero ahora de nada me sirven porque no llevo una chapa recuperable, ni siquiera un empotrador de cable que fue lo que utilice durante la escalada de enero, continuo un par de metros hasta alcanzar el siguiente seguro ya metido de lleno en la zona difícil, encuentro un cordino fino deshilachado por el roce del viento metido en un minúsculo puente de roca, lo refuerzo y sigo, otro buril que ya relaja la mente, poco a poco vamos superando el tramo que en enero no pude a causa del frio reinante, lástima porque podríamos haber conseguido la primera repetición invernal, solo nos faltaba la fisura de salida del largo, pero no pude con ella el frio me atenazaba y no sentía los dedos.
 
        A partir de esta 4ª reunión tan solo queda el trámite de alcanzar las gradas de la vía Cepeda 40 metros más arriba IV y alcanzar los rapeles, solo habían pasado unos minutos de las 3 horas desde el inicio así que estamos contentos con la escalada y el horario, habíamos hecho la primera actividad prevista para esta visita, algo que no esperaba por los retrasos que fuimos acumulando durante el viaje.
 
        Continuando con el reto “30 años rompiendo uñas” y si todo fuese bien y puedo sacar algo de tiempo esta misma temporada me toca repetir una ruta difícil en la norte, “Pánico Terminal” y ponerme al día en mi reto, esta línea fue el inicio de un descubrimiento inesperado porque desde 1.989 hasta el día de hoy soy el único que consigue abrir rutas en esta vertiente, fueron 25 años hasta el 2.014 año en que abrimos la vía “Factor Humano”, sin que nadie más se metiera en la pared, puede que no guste por la falta de continuidad y existen varias repisas enormes como las gradas Pidal y Chulze que atraviesan las vías y la primera parte de la pared está un poco rota.
 
         Bueno era hora de bajar al refugio, agotados por la maratoniana jornada, 6 horas de coche, 2’30 h., de aproximación al refugio y 1 hora más de aproximación a la pared, después 3 horas de escalada, 1’30 h., rapell y regreso al refugio, creo que nos merecemos un descanso, mañana será otro día.